SÍGUENOS
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias.
4 / Junio

Uno de los problemas más concurridos dentro de las casas o edificios es el aislamiento térmico o sonoro. El primero es uno de los problemas cotidianos que más afecta en la vida de las personas ya que hasta hace relativamente poco tiempo, no se ha prestado atención a la calidad acústica de las edificaciones. El sonido excesivo de las pisadas de los vecinos o golpes en las paredes son algunos de los ejemplos que dejan en evidencia la prioridad de terminar con este problema llamado contaminación acústica. Recordemos que estos fenómenos pueden causar efectos dañinos para la salud de las personas a nivel mental y fisiológico como la falta de sueño, concentración e incluso depresión. Por otro lado, los edificios que no emplean materiales para prevención térmica, presentan problemas futuros de sobrecostes ya que tanto para el calor como para el frío se usa de forma excesiva sistemas de climatización.

18 / Enero

Todos hemos sufrido en más de una ocasión el ruido generado por nuestros vecinos o por las personas con las que compartimos un edificio. Pisadas que se suenan en exceso, golpes en las paredes, arrastre de muebles etc. son algunos de los resultados de no tener un espacio correctamente insonorizado desde el momento en que se construye un inmueble. Uno de los principales problemas que afecta a la calidad de vida de las personas es la contaminación acústica, produciendo una serie de efectos nocivos a nivel fisiológico o psicológico, como estrés, falta de sueño o alteraciones de la concentración.

La instalación de materiales aislantes acústicos en la fase final de una construcción es la solución perfecta para garantizar un clima acústico favorable. En Tex Delta hemos desarrollado el material anti acústico DLT IMPACTEC. Se trata de un no tejido de mezcla de fibras inocuo para la salud, es decir, no irrita las mucosas de la piel, no desprende partículas durante su instalación y no constituye alimento para insectos.