15 / diciembre

Uno de los problemas de vivir cerca de una zona costera es el deterioro que el terreno sufre. Gracias a los geotextiles no tejidos podemos paliar estos efectos de la naturaleza y mantener el terreno libre de la erosión. Por tanto los geotextiles se pueden emplear a modo de protección, protegen la línea litoral, su flexibilidad y permeabilidad  aseguran la resistencia al impacto de las olas y las corrientes, previniendo la erosión y la pérdida de finos de forma efectiva y respetuosa con el medio ambiente.

Los usos de los geotextiles en zonas costeras son la generación de núcleos de dunas de arena, humedales y otros hábitats; además de escolleras, diques y espigones, estructuras submarinas y hasta elevar islas nuevas desde el fondo del agua.

19 / noviembre

Los geotextiles son materiales sintéticos plano formado por fibras polímericas. En esta nueva publicación vamos a explicar un tipo de geotextil llamado GEOPROTECPLUS desarrollado por Texdelta. El GEOPROTECPLUS  es un geotexil no tejido de color, conseguido por la unión mecánica de fibras de polipropileno 100% reciclables.

Os recordamos que las funciones de los geotextiles son la del drenaje mediante la recogida y transporte de aguas fluviales, la de filtro, conservando el suelo u otras partículas sometidas a fuerzas hidráulicas, la función de protección, impidiendo o limitando los posibles daños de un elemento o material, función de refuerzo, con el fin de mejorar las propiedades mecánicas o de otros materiales de construcción, la separación de dos o más suelos o materiales de relleno adyacentes de naturaleza diferente y la protección contra la erosión evitando desplazamientos de suelo o de otras partículas.

10 / noviembre

Ante la construcción de un túnel siempre es un reto conseguir una adecuada impermeabilización, ante un túnel a cielo abierto el reto es mayor aún ya que debemos protegerlo de la lluvia y de las inclemencias del tiempo. La impermeabilización de los túneles se debe hacer de manera integral, tanto el suelo, las paredes verticales y el techo. En estas construcciones es muy importante la aplicación de geomembranas y geotextiles ya que la impermeabilización se realiza desde el exterior del revestimiento. Por encima se coloca el geotextil para proteger mecánicamente a la geomembrana y para evacuar el agua, aun cuando se produzcan fuertes presiones de compresión.

10 / octubre

Cuando se construyen terraplenes sobre suelos blandos, éstos pueden transmitir una presión de contacto generando esfuerzos cortantes que pueden llegar a superar la resistencia al corte del suelo causando una falla en la base del terraplén. Un adecuado diseño de capas de geotextil colocadas en la base del terraplén permite desarrollar un refuerzo a la tracción de tal manera que el factor de seguridad ante la falla del terraplén aumente hasta un valor confiable.

9 / septiembre

La impermeabilización de embalses se construye con láminas de polietileno de alta densidad y con láminas de PVC. La protección de estas láminas se debe realizar para evitar el punzonamiento producido por las altas presiones hidráulicas, los daños en la instalación o las aristas de gravas y piedras que queden presentes en el suelo tras la compactación de suelos. En Texdelta  suministramos geotextiles para la construcción de embalses, la superficie que cubrimos con nuestros geotextil especial GEOBASIC SRS de poliéster de 200 gr/m2 en la última obra de este tipo en la que participamos fue de 90.000 m2 y el resultado fue totalmente satisfactorio.

2 / septiembre
geotextil antiraices

En zonas ajardinadas es común que tengamos problemas con humedades y con las raíces de las plantas y árboles, para ello existen geotextiles no tejidos que nos ayudan a controlar y corregir estos problemas. Texdelta ha desarrollado geotextiles que permiten delimitar zonas en las que el crecimiento de las raíces de plantas o árboles necesita ser controlado, son los llamadas geotextiles antiraíces. La impermeabilidad del material provoca que las raíces vayan a buscar el agua a zonas más profundas evitando así que surjan a la superficie provocando daños en las edificaciones y mobiliario urbano. Este geotextil anti-raíces reduce los daños en senderos, terrazas, estanques de jardín, sistemas de alcantarillado y similares. Protegiendo así las infraestructuras urbanas. Están fabricados en polietileno muy resistente y sus principales funciones son:

16 / julio

Cuando se construyen terraplenes sobre suelos blandos, éstos pueden transmitir una presión de contacto generando esfuerzos cortantes que pueden llegar a superar la resistencia al corte del suelo causando una falla en la base del terraplén. Un adecuado diseño de capas de geotextil colocadas en la base del terraplén permite desarrollar un refuerzo a la tracción de tal manera que el factor de seguridad ante la falla del terraplén aumente hasta un valor confiable y de este modo realizar una estabilización del suelo adecuada.

En construcciones ferroviarias, carreteras y urbanismo, es frecuente encontrarse con suelos inestables y de baja capacidad de carga, sobre los que asentará el futuro vial, terraplén, aparcamiento, etc…

La utilización de los geotextiles es válida y recomendable en la construcción de terraplenes, carreteras, caminos no pavimentados, pistas mineras, aeropuertos, zonas de aparcamiento, bajo balasto en construcciones ferroviarias y demás obras proyectadas sobre suelos de limitada resistencia a cortante.

12 / julio

¿Sabías que en arqueología usan los geotextiles? Pues sí, sé que suena curioso pero una aplicación más de los geotextiles no tejidos es la de proteger los yacimientos arqueológicos. Dadas sus capacidades para aislar y proteger los elementos a los que envuelve son idóneos para su uso en excavaciones arqueológicas en las que, por los motivos que sean, se debe abandonar el descubrimiento durante algún tiempo y no es nada recomendable dejarlo a la intemperie y al amparo de los posibles daños que los agentes geológicos le puedan ocasionar.

Para una buena praxis en las medidas de protección de un yacimiento, los restos se deben proteger mediante una lámina de geotextil colocada directamente sobre la superficie a proteger; una capa de arena estéril, arena lavada o arena de cantera de al menos 20 centímetros en contacto directo con esta lámina de geotextil; y, por último, una capa de gravas, que retenga esa capa de arena. Así se asegura un buen sistema de drenaje. La arena no rompe el geotextil, la grava sí (es angulosa), y además afecta a las estructuras dejando marcas. A la hora de retirar la capa de protección, la capa de arena hace el proceso infinitamente menos costoso en tiempo y dinero. La grava se puede quitar de una forma más natural sin miedo a dañar los restos; mientras la arena sale sola al retirar el geotextil no tejido. 

Otra aplicación es la del tapado de las estructuras con carácter provisional de protección y se puede realizar cubriendo la superficie excavada con un material geotextil que actúa como membrana y, sobre él, un relleno de grava y arena que funciona como protección física de las estructuras y contribuye al drenaje natural del terreno, evitando modificar las condiciones hidrológicas y la acumulación de agua en determinados puntos, que puede resultar nociva para la estabilidad de las estructuras.

Desde la Junta de Andalucía se ha promovido un proyecto de innovación de geotextiles para arqueología. Se trata de un proyecto experimental que contempla la construcción e instalación, sobre un yacimiento arqueológico, de una red de polipropileno con sensores adaptados que actuará como protector del mismo, tanto desde el punto de vista físico (evitando procesos de erosión natural, el desplazamiento de los artefactos o la actuación de organismos xilófagos sobre el mismo), como de las posibles acciones de expolio que se pudiesen llevar a cabo sobre el yacimiento. Para este último caso, la red contará con un sistema -al que se le ha denominado inteligente-, programado para detectar cualquier intento de levantamiento, total o parcial de la misma, con el objeto de acceder directamente a los restos arqueológicos para su extracción ilegal. Ante dicha intromisión el sistema enviará, por medio de un transmisor instalado en el yacimiento, una señal de alarma a un sistema central compuesto por un ordenador y un software creado específicamente para este proyecto.

En fin, una aplicación curiosa y muy extendida dentro del mundo arqueológico que sirve para proteger nuestro patrimonio histórico y a conservarlo de manera permanente. Si necesitas más información o precios sobre nuestra gama de geotextiles para arqueología no dudes en contactar con nosotros en info@texdelta.com

boton3

9 / julio

Uno de los problemas de vivir cerca de una zona costera es el deterioro que el terreno sufre. Gracias a los geotextiles no tejidos podemos paliar estos efectos de la naturaleza y mantener el terreno libre de la erosión. Por tanto los geotextiles se pueden emplear a modo de protección, protegen la línea litoral, su flexibilidad y permeabilidad  aseguran la resistencia al impacto de las olas y las corrientes, previniendo la erosión y la pérdida de finos de forma efectiva y respetuosa con el medio ambiente.

Los usos de los geotextiles en zonas costeras son la generación de núcleos de dunas de arena, humedales y otros hábitats; además de escolleras, diques y espigones, estructuras submarinas y hasta elevar islas nuevas desde el fondo del agua.

Mediante las olas, el mar puede penetrar en el terreno desplazando el terreno superior hacia abajo, haciendo que se derrumbe. El geotextil, aunque tenga un aspecto frágil, no es algo que se pueda desplazar de manera fácil, es un material muy rígido y duro. Si las olas del mar actúan con violencia contra el litoral, se encontrarán con el geotextil que hará que sean repelidas con fuerza.

Cumple una función de filtrado, impidiendo que la arena que está colocada detrás pueda filtrarse con el rompeolas y que se moje por lo que actúa como una barrera física para que la arena se mantenga en su sitio.

La capa de geotextil que apliquemos debe ser fijada al suelo tanto en la parte superior como en la parte inferior que queda cubierta por el mar. Debemos ser muy cuidadosos en su fijado ya que en caso contrario el material puede llegar a deteriorarse o incluso a desprenderse por lo que ya no podría hacer uso de sus cualidades como si lo hubiéramos anclado correctamente.

En diversos lugares se utilizan para crear rompeolas para evitar posibles daños en el litoral o en playas donde se pueden producir situaciones peligrosas por la corriente del agua. En playas también son utilizados para fijar y hacer crecer dunas en lugares determinados.

Los geotextiles ayudan a prevenir desastres y contribuyen a contrarrestar los efectos que tiene la naturaleza sobre los terrenos limítrofes con el mar por lo que están siendo muy utilizados en los últimos tiempos en obras de macroingeniería a nivel marítimo. Los geotextiles han sido utilizados en obras de ingeniería marítima tan importantes como el nuevo canal de Panamá o las islas Palm en Dubái, en este último se ha puesto una capa de geotextil por todo la línea de litoral, más de 45 kilómetros de costa que está siendo protegido gracias a los geotextiles.

Si tienes cualquier consulta sobre geotextiles no tejidos no dudes en contactar con nosotros en info@texdelta.com

boton3

7 / julio

Los geotextiles no tejidos forman parte de los denominados geosintéticos. Los geosintéticos son “un grupo de materiales fabricados mediante la transformación industrial de sustancias químicas denominadas polímeros, del tipo conocido genéricamente como “plásticos”, que de su forma elemental, de polvos o gránulos, son convertidos mediante uno o más procesos, en láminas, fibras, perfiles, películas, tejidos, mallas, etc., o en compuestos de dos o más de ellos, existiendo también algunas combinaciones con materiales de origen vegetal”.

Los geosinteticos son materiales utilizados para mejorar las propiedades del suelo, ya que poseen propiedades mecánicas e hidráulicas, útiles para ciertos tipos de suelos. Debido a esto, mejoran y hacen posible la ejecución de proyectos de ingeniería civil y geotécnica en difíciles condiciones.

Los materiales geosinteticos pueden clasificarse en:

Geotextiles: son telas con  diversas estructuras, cuyos elemento individuales son fibras, filamentos, o cintas de plástico, que siguiendo diversos patrones de distribución de sus elementos individuales, se reúnen y entrelazan entre sí por medio de diversos procesos que les someten a  acciones mecánicas, térmicas, químicas, o varias de ellas, obteniendo así, estructuras continuas, relativamente delgadas, porosas y  permeables en forma de hojas, que tienen resistencia en su plano.

Geomallas: son elementos estructurales que se utilizan para distribuir la carga que transmiten terraplenes, cimentaciones y pavimentos, así como cargas vivas, sobre terrenos de baja capacidad portante, o bien como elementos de refuerzo a la tensión unidireccional, en muros de contención y taludes reforzados que se construyen por el método de suelo reforzado.

– Geomembranas: son láminas de muy baja permeabilidad que se emplean como barreras hidráulicas; se fabrican en diversos espesores y se impacan como rollos que se unen entre sí mediante técnicas de termofusión, extrusión de soldadura, mediante aplicación de adhesivos, solventes o mediante vulcanizado, según su naturaleza química.

– Geocompuestos: diseñado específicamente para estabilización de suelos donde se requiere tanto refuerzo como separación de una base granular y un subsuelo muy fino.

– Geoceldas: son estructuras tridimensionales de gran peralte y forma romboide, que se utilizan para contener rellenos en taludes, con el objetivo de evitar su deslizamiento y erosión. También se utilizan para confinar materiales dentro de sus celdas y construir plataformas reforzadas, con mayor capacidad de distribución de la carga; en esta aplicación, el producto previene la falla por desplazamiento lateral del relleno bajo las cargas impuestas.

boton3

SÍGUENOS linkedin